miércoles, 15 de mayo de 2013

NUEVO MENÚ DEL DIA


 
 
Hola a todos. Se nos acaban de meter en la cocina hasta el fondo y nosotros (por lo menos yo), sin darnos cuenta. La OMS, la ONU, la organicación de los alimentos y la Agricultura, nos recomienda el cambio de dieta, para evitar la obesidad y diversas enfermedades producidas por la mala dieta y por la ingestión de alimentos de mala caladid y altamente grasientos y engordantes. Se acabó la dieta mediterránea como ejemplo de salud incuestionable. También se acabó el comer cocidos madrieños, el pan tumaca, la paella valenciana, el pulpo a feira, el lechazo de castilla, el gazpacho, la tortilla española, el marisco de tierras gallegas, el cochinillo segoviano, la fabada asturiana, el bacalao a la vizcaína, las patatas a la riojana, la tortilla española, caldereta de langosta, pollo moruno.... nada, nada de esto. Ni tampoco de los jamones y embutidos, y por supuesto, ni hablar de los quesos. Nada de esto será la base de nuestra dieta en un futuro no muy lejano. Ahora, estas organizaciones nos dicen que debemos cambiar estos alimentos por insectos.... si si INSECTOS!!!!. Dicen que son el futuro de la alimentación saludable. Comer, gusanos y larvas, hormigas y grillos, saltamontes y cucarachas, escorpiones, mariposas y todos cuanto os podáis imaginar. Bien la idea es simple. Si no hay que criarlos, puesto que la naturaleza los da en abundancia, incluso en forma de plagas, pues todo lo que nos ahorraremos en terrenos de agricultura, en gases nocivos debido a las cacotas de nuestro ganado, la deforestación, el desarrollo de países por desarrollar. Vale, nadie niega que esto puede ser bueno, y lo es, pero esto me suena a As debajo de la manga o a una idea de un tipo que no durmió bien esa noche. Nadie duda del peligro del efecto invernadero de un buen plato de lentejas, unos callos o una fabada asturiana, debido a la expulsión de gases nocivos por los comensales,pero tampoco hay que exagerar. Ahora que me expliquen como se comercializaría, los traeríamos preparados de allá, los criaremos aquí.... no sé. No dudo, a pesar de que me costaría horrores probarlos, de la buena calidad y los sanos que pueden ser estos pequeños animalitos, puesto que en muchos países desarrollados como Mexico, Perú, Colombia.... son muy apreciados y forman parte de la dieta diaria. Aunque tengo mis problemillas por comer estos insectos, mis problemas son otros. Vale que debamos controlar nuestros pesos o sobrepesos con una dieta más equilibrada, vale que hay que controlar la deforestación y los gases invernaderos, vale que hay que buscar nuevas formas de comercio justo, vale que hay que buscar alternativas a las hamburguesas de carne de caballo, vale, vale a todo esto y a mucho más, pero a mi que me explicen los de la ONU, los de la OMS, los de la OTAN, FMI, los cascos azules, los del BMA, que me expliquen, por favor, como puedo explicar y convencer a mi hija, que mañana al cole, se lleva un bocadillo de Pepito Grillo!!!. Un abrazo

17 comentarios:

  1. Una tontería de las más gordas, mira, que se lo coman ellos, o los que estén acostumbrados, no digo nada de esto. Convéncelas para que aprendan a guisar y a cocinar, que es muy importante en la familia, la comida de toda la vida, la que nuestras abuelas y madres nos enseñan, la dieta mediterránea, que coman de todo... Si lo comen en casa no hay problema, el paladar se educa, como todo lo demás... De verdad ¡cuánta tontería! Ni caso. Muy bueno el final, jajaja...

    Un abrazo y gracias, no tenía ni idea de esta noticia tan "suculenta"...en fin, entre un buen cocido y un ¡Pepito Grillo!, no hay color...ya no sabemos qué inventar...

    ResponderEliminar
  2. Dicen los que los comen que es un manjar, pero yo me quedo con la dieta mediterránea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Qué horroorrrrrrrrrrrr!!

    Hasta ahí podíamos llegar...

    Seguiré perjudicando mi salud pero no cambio mi bocadillito de tortilla o mi pedacito de queso por ninguna de esas "especialidsdes".

    Un abrazo y feliz semanita.

    ResponderEliminar
  4. Hola amigo
    Me ha hecho mucha gracia tu comentario en mi blog , me alegra que te gusten mis cosas.Me quedo por tu blog.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Parece una medida bastante... ¿tonta? A ver si en lugar de esos se dedican a promover más el deporte y eliminar ciertas guarrerías caloríficas..
    Yo por ahora sigo con la dieta Mediterránea también, aunque con la operación bikini se come menos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Mi muy estimado Releante: la verdad es que creo que no vale la pena vivir si vamos a tener que comer cucarachas. La comida se come, no se pisotea con asco cuando se cruza con nosotros.
    ¿Para qué vale la pena vivir si no voy a poder comer mi tan peruanamente popular pan con chicharrón, mis anticuchos, mi pollito a la brasa, mi lomo saltado, una papa a la huancaína o una papa rellena? Comida sin colesterol no es comida, decía un gran amigo mío médico.

    ResponderEliminar
  7. Ni hablar, mientras haya una hierba por los caminos prefiero imitar a las ovejas !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Antes que comer insectos, quiero decir ...)

      Eliminar
  8. Yo lo siento per bichos nononoo, prefiero comer con normalidad, esta bien cuidarse pero morirse de asco no. un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Pues igual hasta están buenos y todo, no lo sé, nunca los hemos probado y los prueban en muchos países. Aunque, si la cuestión es cuidarse, yo prefiero comer lo de siempre, una dieta variada y equilibrada, en la que también haya un plato de cocido o fabada, y hacer deporte, también porque a mi me gusta hacer deporte.

    ResponderEliminar
  10. Hombre, es que el cambio...pfff, prefiero comer lo de siempre, a lo que estamos acostumbrados, si hubiésemos nacido en otros países pues es normal, según dicen algunos que se come, pero la comida también empieza por la vista y si ya eso te echa para atrás...prefiero la dieta mediterránea que es la nuestra y es muy buena y equilibrada. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  11. Yo misma me doy ánimos y me digo: si ya comes caracoles, que diferencia hay con los demás bichos.........pero ni yo misma me convezco porque una cosa es comer nuestros amigos comestibles "cornudos" de toda la vida y otra que me coma unos escarabajos en salsa o unos gusanos gordotes y blandurrios al ajillo, por no decir un escorpión al vino o unos saltamontes con mahonesa..........¡¡¡¡AUXILIOOOOOOOOOOOO!!!!
    Nada que a tu niña no se la puede convencer cómo tampoco me van a convencer a mí.Saludos

    ResponderEliminar
  12. A mí lo que me gustaría saber es si el lumbreras que ha tenido esta idea se alimenta de bichos o si se los da de comer a sus hijos. Me apuesto lo que quieras a que no.

    Esto me suena a "si no te llega para comprar comida cómete las cucarachas que tienen muchas vitaminas". No sé, llámame malpensada...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Eso seria una gran y complicada tarea, mas que quitarle el tete a tu hija.
    UN ABRAZO ENORMEE

    .-VANE-.

    ResponderEliminar
  14. La comida, cuanto más a la vieja usanza mejor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ya empiezo a mirar con otros ojos a la hormiga atómica...

    ResponderEliminar
  16. Muy buena reflexión, con los niños y sus gustos gastronómicos hemos topado. Los únicos gusanos que seguro les gustan son los de chuches.

    Un abrazo y adelante.

    ResponderEliminar