jueves, 23 de mayo de 2013

CUESTIÓN DE PELOTAS

 
 
Hola a todos. Los dos equipos llegaron con la intención clara de ganar el partido. Era el último de la temporada, o por lo menos el más importante hasta el momento, era la final, era el día de la copa. Los rivales, que apenas se conocen de haberse enfrentado en algún otro partido de liga, son verdaderamente desconocedores de la rivalidad de los dos equipos. No tienen ni idea del ¿por qué? son tan importantes estos partidos para sus aficiones. Las hinchadas se lo toman muy en serio, y también se encargan de hacérselo saber a sus jugadores, con ánimos, apoyos, cánticos, pero también con amenazas, el miedo es otra herramienta de motivación, mala, pero muy usada. Los jugadores ven en este partido como si fuese lo más importante que van a hacer en sus vidas, así se lo hacen saber su círculo de influencia. Lo realmente importante es ganar. Están ilusionados y preparados, equipaciones perfectamente limpias y planchadas, con dorsales y nombres a las espaldas, para que todo el mundo sepa quién es. Tuve la suerte de poder estar en la previa y en la entrada de los jugadores al campo. Eran arengados con frases como "hay que ganar", "podéis con ellos", "echadle pelotas", "que no pase uno".... así los jugadores entraban con el espíritu caldeado para darlo todo por la victoria. También recibían advertencias y "sobornos", si pierdes "te quedas sin cena y sin consola" "te compro la bici" "te castigo sin tele" "te saco del equipo"... si.... es que esto pasaba en el cole mientras esperaba por mi hija, niños de 8 y 9 añitos, unos moquines. Los jugadores y padres eran del equipo contrario, aunque imagino que en todos lados cuecen habas. Les informaban que no debería pasar ninguno, que si eso "le das una patada" ( no muy fuerte agregó), al fin y al cabo solo son niños. El deporte es bueno, es sano, a todas las edades es vida. La competición es buena, ayuda a esforzarse, a buscar mejorar, a jugar en equipo, a superarse, a valorar la victoria y la derrota, a preocuparse por los compañeros y por los demás, el respeto, vamos, que tiene buenos valores por todos los poros. La rivalidad sana y deportiva tampoco es mala cosa. Lo que no es sano, nada sano, incluso perjudicial, son los valores de gana o gana, no puedes perder, gana de cualquier forma, lo importante es la victoria, tienes que ser el mejor, el que más goles marques... esto ya no es deporte. En muchas ocasiones los padres intentamos corregir nuestras frustraciones en nuestros hijos y esto es un error. ¿Dónde esta? el pásatelo bien, disfruta, no te preocupes pase lo que pase, estamos muy contentos y orgullosos, juega con tus amigos, haz caso al entrenador, compórtate..... Los niños ven en sus ídolos que quieren ser de mayores, como quieren jugar, pero los padres, son el ejemplo a seguir y la autoridad a obedecer, si le decimo que des patadas, gana, se el mejor, si no lo hace, se frustrará. Pero si le inculcamos que perder no es estar derrotado, que habrás más partidos, que haga lo que haga estará bien, que se lo pase bien. Olvidemos rivalidades que no existen ni tienen que existir, digamos a  nuestros hijos que disfruten del deporte y no olvidemos que el fútbol (en este caso), es cuestión de pelotas, porterías y sobretodo de jugadores disfrutando de lo que hacen y que son animados, por gente que disfruta viéndolos jugar. Un abrazo.

27 comentarios:

  1. Tienes razon el futbol es fulfol, pero si lllega a ser obsesion es motivo de problemas, y problemas sobran. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que hacer las cosas con sentido y moderación. Un abraz mjesus

      Eliminar
  2. Claro que sí, sería un buenísimo comienzo para una leal y buena convivencia entre los niños, desde pequeños se aprenden las cosas. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí trimbolera, el deporte es una herramienta muy poderosa para educar en buenos valores. Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Buenas noches! ¡Un post que me viene al pelo! tengo a mi hijo pequeño con 15 años completamente abducido por el fútbol, pero es un chaval majísimo, de todas formas reflexionaré sobre lo que con tanto sentido común has expuesto en tu post ¡seguro que me ayudará con mi "Messi"!
    Un abrazo y ¡gracias!
    Asun

    ResponderEliminar
  4. Por cierto ¡te echo en falta en mi casa! ¿¿¿ya no me quieres??? :-)))
    En serio, a veces soy muy bruta, me preocupa si te has ofendido con alguno de mis desvaríos...espero que no...me tenías muy mal acostumbrada con tus piropos...
    ¡Un besote!
    Asun

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fútbol crea y enciende pasiones y a quienes lo practican y siguen mucho más, es loq ue tiene tu Messi. ya me pasé por tu blog para dejarte un saludo. Un abrazo

      Eliminar
  5. Nuestros hijos aprenden lo que ven en los mayores, que además de inculcarles lo de ganar a toda costa, deberían enseñarles mas deportividad.
    Esas conductas acompañadas de la enseñanza que dejan algunos grupos ultras y algunos jugadores polémicos del futbol profesional, es un caldo de cultivo negativo para nuestros pequeños.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, el mundo del fútbol tiene muchos ejemplos negativos que pueden imitar los pequeños, y si le sumamos, una falta de educación en casa, pues convierte algo bueno en algo muy malo. Un abrazo

      Eliminar
  6. Me alegro de no haber tenido que asistir a partidos cuando mi hijo era pequeño. Su afición empezó después de los dieciocho años. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena edad, ya era en tipo maduro. Un abraz susana

      Eliminar
  7. Anda que hay...en este caso del futbol, cada papi, que pa qué!!!desde luego que hay que animarles pero es un deporte y en ese plan, los niños no disfrutan ni juegan sino que compiten de mal manera y lo que dices si no ganan se sienten frustrados y eso no!!! que son niños y luego serán adultos y seguirán con esa forma de actuar en la vida, que cuando no les salga las cosas como quieren, no sabrán aceptarlo. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los padres, en muchas ocasiones, hacemos más mal que bien para nuestros hijos, y eso sí que es una pena. un abrazo

      Eliminar
  8. Cada fin de semana que puedo voy a ver jugar a mis sobrinos -niños de nueve y diez años - y es terrible ver la jauría de padres, auténticos "hooligans", que profieren barbaridades,insultos monstruosos - a rivales y árbitros - hasta el punto que he visto enzarzarse a más de uno por una falta o un penalty no pitado.
    De locos...

    ResponderEliminar
  9. Al comenzar a leer pensé en un partido de jugadores profesionales y al seguir leyendo me he quedado "pasmá" al ver que era de niños, me resulta muy dificil asimilar que los padres les estén inculcando esos valores tan negativos a sus hijos........en todo juego, competición, concurso o en cualquier otra cosa en que se participe lo importante es participar y el resultado es totalmente secundario.Jamás entendí ni entiendo tampoco cómo un partido de futbol (profesional) puede acalorar de esa forma tan exagerada a muchas personas.Saludos
    ¿Que tal tu peque?

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches, espero y deseo que el peque de tu casa se encuentre cada vez mejor. Y ahora al lío: el deporte en equipo hace tantas cosas buenas para los niños, les aporta tantas cualidades, que da pena oír a esos padres alentar a los chicos a no dejarse ganar a costa de lo que sea. Hay que aprovechar esos valores, no destruirlos.
    Besos de viernes que son los mas esperados.
    Oles

    ResponderEliminar
  11. Muybueno....gracias por tus comentarios. Es sillón de papa o releante??

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Muy buena reflexión y poco queda por decir, porque ya lo explicastes divino.

    Feliz fin de semana.

    B E S O S

    ResponderEliminar
  14. Deportividad ante todo. Si no se gana hoy, mala suerte. No hay que ser más duro que el Alcoyano ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Muchas veces los padres se comportan como niños, los vi pelearse entre unos y otros cuando no estaban de acuerdo en como iba el marcador. ¡Qué ejemplo le pueden dar a sus hijos!
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Dices unas grandes verdades.
    Inculcarles el amor al deporte,pero sin violencia.
    Me alegro que el peque,vaya mejor
    Bss

    ResponderEliminar
  17. Creo que a veces en estas cosas, los padres son peores que los hijos, y no les dejan disfrutar bien del todo... me refiero a lo de los "sobornos". En cuanto al deporte, es bueno que lo hagan desde edades muy tempranas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  18. Eso que describes tiene un nombre que hoy está obsoleto, pero que antes se usaba mucho: 'educación'. Interesante. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado mucho tu reflexión, estamos perdiendo el norte, los niños son niños y es su momento para disfrutar del juego, divertirse, aprender a convivir con sus iguales y respetarlos ( lo mismo que deberíamos hacer los adultos,cambiaremos juego por trabajo...hummm..e igualitos ja ja).
    Gracias por aportar cositas tan interesantes !!chapeau!!!

    ResponderEliminar
  20. ¡¡¡ Cuanto tiempo hacía que no te leía y con ello, me perdía tus relatos que siempre me hicieron recordar... lejanos tiempos que viví...!!! ¡¡¡ nunca dejes de contar tus historias familiares porque SOBRETODO a los que somos ahora.... nos haces recordar que "un día fuimos padres" GRACIAS. un abrazo

    ResponderEliminar