miércoles, 17 de octubre de 2012

PROBANDO PROBANDO

Hola a todos. Hacía tiempo que le había echado el ojo, y en cuanto lo ví por primera vez, me entraron muchas ganas de utilizarlo. El otro día se dieron las condiciones ideales para probarlo. Mi mujer tenía que hacer unos recados y me quedaba solo con la niña y el niño. Los necesitaba a los dos, así podría conocer su capacidad de carga, la comodidad de sus asientos y la seguridad, la maniobravilidad, vamos, probarlo a fondo. Tenía todo lo que necesitaba, o por lo menos eso creía, gran capacidad de carga y cogían hasta tres niños con comodidad y encima creía que sería de fácil conducción. Así que me decidí y entre en el Carrefour para hacer la cata. Si si, no sé si lo habéis visto, pero os estoy hablando de este pedazo carro:




No es por hacer publicidad, pero esto aún no lo ví en nigún otro lado. Me acerqué con decisión dónde los tenían, solo hay dos en todo el súper y están junto a los carros especiales, vamos no creo que llevar dos niños tenga nada de especial, pero es lo que hay. En cuanto lo vieron los peques corrieron emocionados a saltar encima de ellos y con los consiguientes gritos de emoción que alertaron a todos los que pasaban por ahí cerca. Debo decir que soy tímido y vergonzoso por parte de padre y madre, asique soy el doble, y no me gusta nada sentirme observado. Senté a los dos, les puse su arnés de seguridad y caminito. En el momento que agarré el manillar e intenté mover aquello en vacio, mi espalda se dió cuenta del error en el que me había metido, mediante un ruidoso crujido. Por si fuera poco, este carro pita cada vez que pasa por el arco de seguridad, no se por qué, pero pita, asique, el que no se había fijado en el miniautobús y su conductor, giraron sus cabezas para clavar los ojos en el posible delincuente, o sea, yo. Los niños emocionados gritaban que se las pelaban, cosa que me fué de gran utilidad, porque sus casi 2m de longitud requería ir avisando en cruces, giros, curvas y cambios de rasante de nuestra presencia para evitar colisiones. Meterse con este pedazo bicho, por los pasillos de la sección de tecnología es correr el riesgo de llevarte por delante las nuevas pantallas de oferta colocadas en forma piramidal, justo en el sitio, donde tu necesitas hacer un giro, por lo que provocas en el intento de esquive un atasco impresionante, ni vas adelante ni atrás, los niños siguen gritando y cada vez son más personas que miran deseosos de saber como sales de esta, mientras observan a la señora, que se acerca por el pasillo mirando el folleto, y va directa a aestamparse contra el morro de tu carro. Al final conseguí salir airoso de la situación.Al ver el enorme riesgo que corría de colisión, de cargarme todo lo que estuviese a mi alrededor y que me lo cargasen a mi tarjeta, decidí irme por el pasillo central, el único con capacidad para dos carros. Los niños ya empezaban a estar cansados y se querían bajar, si ya da palo ir con pedazo carro con niños, me imaginaba en medio del carrefour con el carrito familiar y sin niños, o corriendo detrás de ellos empujándolo sin llevarme por delante a nadie. Asique tomé la opción de coger merienda y salir pitando de allí, objetivo: hacerlo rápido y sin matar a nadie en el intento. A todo esto, entre medias, tuve que salir y entrar tres veces, con los consiguientes pitidos, que te miren, que te pare el de seguridad y pensar que tus hijos se queden con el recuerdo que su padre cada vez que sale del súper pitan los arcos, a si que ya tenía ganas de salir de ahí. Cogí la merienda y me puse a hacer cola. Hacer cola con un carro que ocupa todo el pasillo no es fácil, todo el mundo quiere pasar por allí, por lo que requería un movimiento de torsión de mi riñonada, ya maltrecha en aquel momento. En la cola pensaba... y ahora ¿cómo cojo las cosas del carro?, el espacio entre cajas es el justo para un carro y desde atrás es imposible acceder a la carga, entrar arrastrádolo de morro era la opción. Los niños cada vez estaban más inquietos y yo más nervioso y la gente más mirona.Acaba el de alante y cuando me dispongo a meter el carro...¡¡¡no entra en el pasillo!!!, Yo atrapado, los niños a grito pelado, porque no entenndían nada y estaban cansados, los de la cola mirándome en plan me estoy acordando de toda tu familia, el cajero mirándome en plan .. ¿que hace este tipo?...le dije que este carro no pasaba, el me decía que tenía que pasar, vino por otra caja e intentó empujar por detrás, éramos dos los que tirábamos, yo pensaba, Dios mío, para que me meto en estos lios. Después de tirar todos los chicles de la caja, y ver que no pasaba y una vez encallados el de la caja empezó a llamar a compañeros, no sé si para partirse de risa o para ayudar. Una cajera que veía mi cara de desesperación y a los niños que estaban a punto de explotar me dijo, deja el carro ahí, saca a los niños y ya lo sacaremos cuando cerremos, los de la cola, que había crecido, según la situación empeoraba se volverían a acordar de mis progenitores Ay B, asi que dejé la caja bloqueada, pagué la cuenta en la de al lado, con el consiguiente cuele de los otros compradores vecinos, cogí a los niños la merienda y me fuí preguntándome.. ¿para que ponen estos carros si no cogen por ningún lado? ¿por qué me pasa esto a mí?y salí andando a buscar a mi mujer, que es como debía haber entrado... a patas. Un abrazo.

19 comentarios:

  1. No es de caballeros reirse de la desgracia ajena ,pero no he podido mas con los distintos biiipsss que hacia tu carruaje.Vaya aventura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro haberte hecho reir, reir siempre es bueno. Lo que me quedó claro, es que no creo que me vuelva a coger uno de estos, lo único bueno, que no va dando calambrazos. Un abrazo Cyrano, me encanta tu "nombre y foto"

      Eliminar
  2. Ay madre! yo hace tiempo vi un anuncio en carrefour de que iban a tener carros familiarea....cuando los vimos casi nos da algo! menudo bicho! el hammer de los supers! aun asi la ultima vez q fuimos dijimos q cuando nazca el bebé ya tendremos legitimidad para llevarlo porque seremos numerosa. leyéndote se me han quitado las ganas, pero si lo pruebo y te contaré
    ;)
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu prúebalo y dime, además tienen capacidad para tres peques, entre lo que pesa el carro, los tres niños y la carga ya verás que brazos se te van a quedar. Un abrazo Clo y gracias por el comentario

      Eliminar
  3. Siento mucho haberme reído porque no está bien reirse de las desgracias ajenas, pero... es que lo has contado con tanta gracia que no lo he podido evitar.
    Nunca he visto esos carros cuando estaba en España y ya imagino si algún día llegan aquí a Marruecos, jeje, para troncharse.
    Gracias a tu aviso ni se me ocurrirá probarlos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Siento mucho haberme reído porque no está bien reirse de las desgracias ajenas, pero... es que lo has contado con tanta gracia que no lo he podido evitar.
    Nunca he visto esos carros cuando estaba en España y ya imagino si algún día llegan aquí a Marruecos, jeje, para troncharse.
    Gracias a tu aviso ni se me ocurrirá probarlos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú si llega o vienes por aquí no dejes de pobrarlo, ya verás ya. En cuanto a lo de reirte, no te preocupes... yo haría lo mismo. Me encanta que os hagan gracia y poderos sacar una sonrisilla. Un abrazo Maribel de España a Marruecos.

      Eliminar
  5. Leerte es como seguir un cuento infantil y me agrada, tal vez porque me desconcierta un poco pero transmites felicidad y eso es muy necesario... pero como ser humano que eres ...¿ serás capaz de contarnos algún día algo triste que te halla pasado...? ¡¡¡no lo creo!! pero me gustaría leerlo también.

    ResponderEliminar
  6. Querido Eugenio, todo puede ser en la vida, asique no pierdas la esperanza. Las cosas tristes me gustan para mí y las alegres, algunas, no todas, son para compartir. Pero no diré yo que de esta agua no beberé, a si que si quieres leer si cuento algo triste deberás pasarte a leerme y si no hay tristezas, habrá alegrías. Gracias por lo de que trasmito felicidad... diciendo eso ¿como quieres que cuente algo triste?. Un abrazo Eugenio

    ResponderEliminar
  7. No siempre la rueda representa un avance.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón tienes jaal. Un abrazo y gracias

      Eliminar
  8. jajajaja! Te diré que yo voy a un supermercado concreto precisamente por los carros que son mucho más maniobrables. Parece una cosa de broma, pero al final determina el número de clientes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si es que en algunos te encuentras de todo, oxidados, ruedas que no se mueven, se te tuercen, dan calambres si paras se van solos... en fin, por eso, estos detalles se tienen en cuenta. Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Veo estos tipos de carros en todos supermercados en EEUU aunque se ven diferentes del que muestras en tu foto. Nuestros se parecen más a coches (en su forma). Y me da alegría verlos a niños disfrutando los “coches.” Y vale la pena el difícil trabajo de los padres a manejarlos jeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en el fondo se hace un poco por eso, para que disfruten los peques, porque iban los dos al lado uno de otro y se lo pasaban genial. Lo del manejo... ya iremos haciendo brazo y mejorando. Un abrazo Dmitry to U.S.A.

      Eliminar
  10. En nuestra era es lo normal utilizar estos carros que nos ayudan a olvidar otros problemas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Icue, mientras estas empujando elcarrómetro no puedes pensar en otra cosa, como te despistes te llevas por delante a alguien, asique mientras nos olvidamos de todo. Un abrazo

      Eliminar
  11. Toda una proeza ¡si señor! y es que dos niños, super-carrito y compras es demasiado para el cuerpo.........tuve una experiencia en Al Campo yendo con mi nieta de compras yo con carrito y ella montada en uno de esos cochecitos especiales para niños en los que se echa moneda y van ellos conduciéndolos, claro que cuando se cansaba de conducir se bajaba y se dedicaba a corretear y yo preocupada por ella, mi carrito y su cochecito ¡¡¡???¿¿¿!!!! Ya no he vuelto a llevarla de compras y si la tengo que llevar prometo que por mucho que llore no le vuelvo a coger cochecito. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  12. El problema Charo es cuando se cansan de la novedad y comienzan a buscar nuevos objetivos y cuando buscan... encuentran y ahí pueden ser incontrolables. Seguro que tuviste una compra intensa jeje. Un abrazo Charo.

    ResponderEliminar