domingo, 14 de octubre de 2012

EL PAPÁ, LA NIÑA, LA LLUVIA Y EL PARAGÜAS ROSA



Hola a todos. Ahí estaba yo, sentado en el coche con un dilema en la cabeza. Tenía que tomar una decisión y debería ser rápida, puesto que la niña estaba esperando. Pensaba y pensaba en las posibilidades, uno, marrón a cuadros escoceses y clásicos y dos rosa, infantil, con dibujos de Dora la Exploradora o de Cenicientas y sus amigas, no lo tenía muy claro. Que hacer, que hacer, lo que quería era acertar en la decisión. Por cierto, estoy hablando de paragüas, porque fuera llovía a chorrete limpio, caía la del diluvio, en cualquier momento creías que iban a aparecer  los Filemonez en canoa para buscar a su hijo. Porque estoy al lado del cole, voy a recoger a la niña. Mi duda es ¿mi paragüas grande o dos paragüas?, el mío y el de la niña. Miro al fondo, y entre el manto de agua veo un rebaño de gentes, todos con su paragüas y con paragüas para sus pequeños. Me imagino entrando en esa travesía humana paragüera intentando evitar perder los ojos, bueno y el peligro de los niños con paragüas, que lo llevan a una altura no muy apta para varones y tengo miedo. Vivo en una tierra donde la lluvia es arte, eso dicen, pero hoy caía con fuerza. No era la típica lluvia de caída vertical, que con un paragüas bien puestecito en el punto zenital de tu cabeza y con un tamaño más o menos digno, no te mojas. Tampoco era de esta que cae un poco de lado, que te moja la cogotera, ahí necesitas un paragüas un poco más grande y requiere ir girándolo según cambia el sentido, vamos que tiene su ciencia. Era una de estas lluvias que te viene por todos lados, arriba, de lado, por detras, por delante y va con tanta fuerza que rebota en el suelo y te empapaba el mentón las fosas nasales y hasta el entrezejo. Analizando el tipo de lluvia, la marea humana dispuesta a cegarte en cualquier momento... porque si mucha gente no sabe andar en condiciones normales, en mojado, con lluvia y con una mano menos esto es terrrrible cossa!!. Asi que me cojo mi paragüas, el marrón de cuadros y pienso, la cojo en brazos, no se moja y perfecto. Voy a buscarla. Esquivo todo intento cegador de otros padres y también el de sus hijos, que se empeñan en pasar justo por dónde no caben, las personas, que somos así. Los niños nos esperaban en el patio y al cruzarnos las miradas, la niña y yo, ya me dí cuenta... metedura de pata. ¡¡¡¿Y mi paragüas?!!, es que llueve mucho hija,te llevo en brazos. ¡¡NOOOO!!. Quiero a Dora, mi paragüas rosa bua bua!!. Intento razonar con ella, pero está muy cabreada y llora más que llueve. Su mejor amiga, para rematar la faena, aparece con su paragüitas rosa, y noto los ojos de la madre y del resto de padres..."Mira no le trajo el paragüas, menudo padre".A todo esto mi hija que se me quiere escapar, lluviendo a cántaros. Asique las dos pequeñas toman una decisión. Irían las dos bajo el minúsculo paragüas de la amiga. No estoy muy deacuerdo, porque esos paragüas apenas tapan a una a sique ya me veía a las dos empapadas. Dicho y hecho, nada más salir pies al charco, empapadas hasta las rodillas, la madre de la otra niña,  me clava la mirada, pero prosiguen en su caminar. Desde detrás veo como se van empapando, felices, pero empapándose las dos y noto como la madre de la amiga, le empieza a cambiar el color del careto. Así que decido cortar la relación, con nocturnidad, alevosía y por detrás agarro a mi hija, la coloco bajo mi paragüas y comienza el dramón. Subir con lluvia, bajo un temporal, con un paragüas, con la niña llorando a pleno pulmón, intentando soltarse, esquivando paragüazos de otros padres, y ahora sumano los paragüazos de los niños,que también tienen su mucho peligro, que te miran en plan.. ¡¡tráele paragüas a la la niña y no la hagas llorar pedazo de...!! e intentando explicarle a la niña que llovía mucho y que patatín patatán... la niña desconsolada, conseguí meterla en el asiento de atrás. Se cogió su paragüas rosa de Dora y lo agarró con fuerza. En el camino se quedó dormida con su paragüas. Mi hija es una legionaria de la lluvia, le encanta, no creo que sea por el agua, porque como dice ella le moja su columpio del parque, pero si llueve, ella puede sacar su paragüas rosa, que eso le gusta mucho. A si que he decidido, zapatos, calcetines hay más y si no se secan, pero la próxima vez que llueva, mi niña llevará su paragüas rosa y que lo disfrute, porque es lo que le gusta, yo el mío y ella el suyo.  Asique padres y madres ya sabéis, ahora somos peligrosos y llevamos paragüas. Un abrazo.

19 comentarios:

  1. Jajaja, es muy bonito lo que cuentas y muy tierno. Todos los niños deberian tener una familia que piense que es lo mejor para ellos y se preocupen de su felicidad

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, es muy bonito lo que cuentas y muy tierno. Todos los niños deberian tener una familia que piense que es lo mejor para ellos y se preocupen de su felicidad

    ResponderEliminar
  3. Mori, gracias por tu comentario. La verdad es que es lo que intentamos, buscar lo mejor para ellos, aunque a veces se pueda meter la pata. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Nuestra generación no tenía ni intenciones de llorar por algo así. Si no te llevaban el paraguas, no te lo llevaban y ¡chao! Ahora son tan baratos y tan entretenidos y los padres deseamos tanto darles en el gusto que pueden armar un show así y hacerte sentir mal, más encima. No somos inmunes tampoco a ser culpabilizados por los demás, ¡y luego nos quejamos porque perdemos autoridad! No es por molestar, pero vaya que los niños de hoy cuentan con muchas ventajas para ser caprichosos, ¿cierto? Dura tarea es ser padres y hoy es más duro.
    Saludos.

    ***Te leo casi todo lo que publicas, pero no sé si recibiste mi petición de cambiar el contraste de las letras amarillas sobre fondo oscuro. Realmente es dificil hacerlo para una persona con problemas a la vista como yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola AleMamá, no si nosotros lo darles caprichos casi pecamos de lo contrario, lo que pasa es que a veces los intentamos proteger de más y no les concedemos ciertas licencias o alegrias como puede ser el querer taparse por si sola con su pequeño paragüas y mojarse también un poquito. Por cierto, el día que me pedeiste que cambiase el color de letra lo cambié, pero veo que seguimos con el mismo problema... intentaré solucionarlo para que me sigas visitando. Un abrazo

      Eliminar
  5. Lo que describes es algo así cómo una persona con muy mal yogurt pero en versión lluvia o sea que es esta la del mal yogurt. Con los niños ya se sabe que cuanto más apurados estamos más complicado te lo ponen........los niños son expertos en esto pero hay que ver la felicidad que nos dan a cambio.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente deacuerdo contigo, cuanta más prisa tienes, más te la pueden liar. Pero en el fondo me encanta que quiera hacer las cosas por si mismo... pero todos los lios compensan por lo que se recibe de ellos. Un abrazo

      Eliminar
  6. jajajaja, muy bueno, y que real, vaya odisea los días de lluvia, cuando salgo a la puerta a recibir a los peques y veo tantos paragüas a veces me cuesta ver donde esta mi fila y si hay niños colocados en ella. Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Las autopistas de paragüas imponen mucho ¿verdad?. meterse en ellas o buscar es un gran reto. La lluvia es un aliciente para comenzar el día pensando...¿y hoy que pasará?. Un abrazo Tamara y pásate cuando quieras.

    ResponderEliminar
  8. Como dice Alemamá hoy pensamos en tantas cosas... Que si el paragüas, que si el móvil, que si el ordenador... demasiado. Yo ayer salí a pasear y llovió, y ni se me ocurrió correr a casa. Pasear bajo la lluvia es estupendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola eligevida... Si yo estoy deacuerdo, es estupendo caminar bajo la lluvia, pero mi hija o va saltando de charco en charco o va con paragüas, porque solo quiere jugar, y para ella el paragüas es jugar, igual que saltar de charco en charco. Un abrazo y gracias por tu comentario

      Eliminar
  9. Qué linda dormidita con su paraguas...si es que los días de lluvía son un caos, los niños, los paraguas, la gente...un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola MariaC, gracias por entrar y dejar unas palabras. La verdad es que si que estaba linda, linda y agotada, claro. La lluvia trae más caos a una casa caótica por los niños pero... bendito caos de niños!!!. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Siendo pequeñita, recuerdo que me regalaron mis padres un paragüas muy bonito en tonos verdes. Yo estaba deseando estrenarlo y, a pesar de estar en Galicia, no venía la lluvia. Cuando, por fin, empezó a llover,me puse loca de alegría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Eso le pasa a mi hija, está deseando que llueva para poder usar su paragüas, aunque tiene una lucha interior, ¿lluvia y paragüas o no lluvia y parque?, asique siempre dice que llueve un poco, pero que el agua se seca y ya está!!!. Que bonito los recuerdos los de la niñez. Un abrazo Amalia

    ResponderEliminar
  13. Consigues impresionarme al leer " lo que puedes contar con un simple paraguas". No me imagino en mi tierra gallega que un padre, tenga tiempo para expresarlo. ¡¡¡Estoy seguro que no tienes idea de lo feliz que eres...y ojalá no pierdas nunca ese sueño...!!!

    ResponderEliminar
  14. Hola Eugenio, creo que no soy consciente aún de lo mucho que me va a gustar retener estos recuerdos con mis hijos, porque son todos momentos felices. No sé si soy plenamente consciente de lo mucho que lo soy, pero que soy feliz y estoy feliz con cada cosa que vivo con mis hijos, estoy seguro de ello.Un abrazo Eugenio

    ResponderEliminar
  15. Pues me parece muy bien que quieras ceder como todos los padres, que los hijos pueden ser muuuuy perspicazes. Pero yo en lluvias torrenciales lo tengo decidido de antemano (aún no va niguno de los dos -para cuando vayan serán tres- al cole) que irán y volverán con botas y chubasquero, y una menda también. Agobia mucho, pero el paragüas me pone a parir...y si estoy rodeada de mini paragüas será peor!!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola Clo. A mí los paragüas nunca me han gustado y tal vez el tema chubasquero, pantalón de lluvia y botas sean la mejor opción, pero a mi niña le encanta su paragüitas. Gracias por comentar y un abrazo

    ResponderEliminar