miércoles, 6 de febrero de 2013

....NI UNA MOSCA...

 
 
Hola a todos. Hoy está siendo un día extraño o un extraño día. Llevamos unos días de gran alboroto, de jaleo, de gritos, bailes, cantos y pequeñas fiestas improvisadas por los más pequeños del hogar. También por pequeñas dicusiones y broncas por comidas y no comidas, por dormidas y no dormidas, esto es mio y solo mio... también provocadoas por los más peques. Vamos, que es un época de altos decibelios en casa. Estaba ya deseando un minuto de tranquilidad para poder hacer todas esas cosas que uno quiere hacer cuando tenga un minuto. La mayor estaba en el colegio y su madre, decidió ir a buscarla y después llevarla con sus amiguitas a pasar un rato. Esos momentos en que también las madres se juntan y aprovechan para ponernos a caer de un burro, porque vamos a ver, si la mía viene contándome algo del marido de una.... esto se cambiará información por información...digo yo ¿no?. Bueno, pues la niña grande y la niña pequeña no están en casa y tardarán en llegar. En casa quedamos tres, el pequeño durmiendo y la abuelasuegra conmigo. El niño se ha despertado, un poco de llanto, no mucho, lo normal. La abuelasuegra tomo la iniciativa: "Me lo llevo de paseo".... era mi momento, solo solito en casa, calma y tranquilidad para hacer mis cosas. Preparé apurado la merienda, le vestí y allá salieron los dos. Se cerró la puerta, ví como se cerraba y oí como giraba la llave. Me dí la vuelta sobre mi eje y pensé por dónde empezar. Me paré un segundo y en seguida me dí cuenta, no hay ruidos, ni gritos, ni llantos, ni carreras ni peleas ni nada de nada ni una mosca....¡¡menuda tristeza!!, ¿Cúando volverán?, ¿Dónde están?... la casa vacía no tiene gracia, ninguna gracia, en cuestión de segundos, pasó de hogar a casa, estaba sin alma y a mí, mi hogar carecía de alegría. Todas esas cosas que quería hacer se me borraron de la cabeza de  un plumazo. Supongo que me puedo acostumbrar, la cuestión es que a lo mejor no quiero, así que es mejor que vuelvan pronto. Oigo un ruido, nada es el vecino. Pues como no me gusta estar solo pues me acordé de vosotros, os lo cuento en el más riguroso directo. Parecería una situación perfecta, pero me doy cuenta que necesito los gritos, las broncas, las canciones y juegos y, sin que nadie me oiga, incluso no estaría mal que estuviese la suegraabuela, pero en fín, voy a dejaros para hacer una cosilla importante ahora que no están los niños.... upsss, un ruido, oigo llaves, es la abuelasuegra y el pequeño.....¡¡¡cúando tendré un minuto a solas para hacer esas cosas que tengo que hacer!!!. Ya oigo al pequeño me dice algo de un piruleta, y eso, eso si que es importante, por lo menos para él. Un abrazo.

20 comentarios:

  1. Somos lo peorrrr ehhh! A mi me pasa, me quejo mucho porque yo he desaparecido del mapa, la casa es injusta siempre hay cosas que hacer y armario que oliscar y ni intentar a los blogueros lo puedo hacer tranquila pero soy incapaz de llevar las crías con mis padres e irme con mi marido de cena por ejemplo, hace siglos ....

    Un beso y me gusto tu entrada. Amelia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyyyy, ir de cena en pareja solitos, yo casi me conformaba con una burguer en un mac-auto a la vuelta del súper.... pero en fín. Un abrazo y gracaias Amelia

      Eliminar
  2. No te preocupes, seguro que los vecinos no han echado de menos los decibelios de tu casa. Te lo dice una sufridora vecina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para que negarlo, probablemente no, lo que pasa, querida sufridora vecinal, cuando los niños vuelven, normalmente vuelven sobrescitados y superenergizados, con los consiguientes aumentos de tonos, politonos y barullotonos. Un abrazo y paciencia. Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues yo si hecho de menos todo ese alboroto, cada vez hay más silencio en casa, y no es lo mismo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que en el fondo, este ruido y alboroto de los hijos es una bendición, y cuando no están es porque falta la salsa del hogar... siq ue se les echa de menos. un abrazo

      Eliminar
  4. Me da la impresión que suceden dos cosas en tu hogar:
    Primera.- que los niños se van haciendo mayores amigo y procura robar para disfrutar esos momentos de ruido de niños... porque PRONTO... MUY PRONTO dejarás de escucharlos y los echarás en falta, pues los peques crecen demasiado deprisa.
    Segunda.- ¿ No crees que tu casa... ahora con la abuela... está " MÁS LLENA"
    DEL CONCEPTO DE FAMILIA NORMAL ...? Un beso a la Abuela, por esa alegría que os da y que ¡¡¡¡ MUCHO LA ECHAREIS EN FALTA.. Y TU .. MÁS!!!!
    tiempo al tiempo... amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fastidies amigo Eugenio!!! haciéndose mayores uffff, en el fondo tienes razón, pronto se harán mayores. Evidentemente con la suegraabuela la casa está más llena, pero no es cuestión de faltar a la señora jejejeje. Amigo Eugenio, como casi siempre tienes razón, le echaremos en falta, aunque apuesto más por la hija y nietos para echarla de menos.... pero ya se verá. Un abrazo amigo

      Eliminar
  5. Yo tengo dos pianistas y si no oigo el piano... me deprimo. Has descrito la historia de muchos de nosotros, que andamos suspirando por un poco de tranquilidad, cuando en realidad nos encanta estar en el embolao.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, buscamos la paz y la tranquilidad...¡¡¡y no sabemos vivir sin el jaleo hogareño de los infantes de la casa!!!, un abrazo eligelavida.

      Eliminar
  6. Pues espera a que tus hijos tengan esa edad en que quieren irse solos a pasar unas vacaciones....se te queda una cara de "sota" ya de por vida porque ya el siguiente paso es estudiar fuera del hogar y después ya querer independizarse ¡¡¡terrible!!! la cara de "sota" es todavía más pronunciada.........y trás pasar de no soportar el enorme "ruido" de la soledad llega el momento en que te enfrentas a la realidad y ya la soledad se vuelve más silenciosa,relajada y tranquila.......y la vida sigue. Aprovecha y disfruta de esos ruidos y bullicios infantiles que estos "enanos" crecen más rápido de lo que quisiéramos.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues habrá que ir preparándose para el careto de sota, aún espero que tarden en querer estar fuera de casa... aunque la niña ya anda diciendo que quiere ir a dormir con los primos y un amiguita, asi que, ufff. No te falta razón amiga Charo, aprovechemos el tiempo, que pasa a toda pastilla. Un abrazo

      Eliminar
  7. Bueno, pero eso le da vida al hogar. Gracias por compartir esos momentos. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe, pues claro, dan mucha vida al hogar y cuando faltan.... Un abrazo

      Eliminar
  8. Hola Releante, así somos siempre añoramos lo que no tenemos, y cuando lo tenemos no sabemos qué hacer.
    Un abrazo. Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual Fernando.... verdades como puños. Un abrazo Fernando

      Eliminar
  9. Que bien pega tu entrada con la mía de hoy y con eso que siento en momentos como este que te comento ahora. Sin Pepe que sigue fuera del hogar ganando el sustento económico de esta familia. Con los niños ya dormiditos y en este riguroso silencio donde solo oigo mi queja interior que necesita del ruido, del ajetreo. Del ponerme los nervios de punta que da el salero y el ritmo al motor de la vida de esta madre imperfecta que a elegido por vocación este tipo de hogar que se parece tanto al que hoy nos compartes tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sacramento, a nosotros nos pasa igual, después del momento de máxima explosión y viene la tranquilidad, se nos olvida la tensión y ya estamos deseando volver a oir algo de jaleo. Cúidate y un abrazo

      Eliminar
  10. Una casa en silencio, para mi la peor pesadilla. Estimado amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Cyrano, tu pesadilla... es la mía. Un abrazo

      Eliminar