domingo, 17 de febrero de 2013

ESE VACÍO QUE DEJA...LA SUEGRA QUE SE VA

 
 
 
Hola a todos. Debo de reconocerlo, al final, alguno de vosotros y vosotras teníais razón, al final, voy a echar de menos a mi suegra, bueno, a la abuela-suegra o suegra-abuela. Como es evidente, para echar de menos a alguien, tuvo que haber estado y se tiene que haber ido... pues éste es el caso. El sábado llevamos a mi suegra, bueno, ahora que se ha ido, evitaremos lo de suegra y lo dejaremos en un simple, pero grande abuela. Pues eso, la llevamos al aeropuerto para que cogiera el avión y pudiese ir junto a su amado y paciente esposo que la esperaba en el aeropuerto de llegada. Fuimos todos y todas, y claro, sabedor de que iba a ser un maremagnum de sentimientos y llantos estaba preparado para el momento. Una vez parado el coche y aún en marcha, comenzaron los lamentos llantos, te quieros, pronto nos veremos, besos, mis niños bonitos.... claro, esto si sumamos la imagen de un coche en marcha, dos figuras que se adentran por una puerta giratoria con letrero de salidas, pues eso, una bomba. Miro para el asiento de atrás y veo a la niña con unos goterones calléndosele por la mejilla rosada por el carmín de los achuchones de la abuela, que vamos, a mi se me partió el corazón, y ahí, comencé yo también a echarla de menos. Intenté consolarla, explicarles que pronto vendrían, que el abuelito está solito.... y parece que funcionó. Así que esperamos por mamá se montó y nos volvimos, previo paseo para relajar un poco los intensos momentos vividos. Pero claro, después de veintitantos días en casa, después de tres chocolatadas y churradas, de paseos, bibliotecas y de juegos. Pero también días de ¿no te vas a afeitar?, esos pantalones... ¿y mi danone?, ¿no vas muy rápido?... momentos de nuevos sustos, nuevas normas, nuevas formas de hacer las cosas.... pero claro, unas cosas cuentan más que otras. Y ahora, todos están en un momento de asimilación y adaptación al momento postabuela, postmamá y postsuegra. Y quien peor lo llevan son.... los niños, a la hija le está llegando, pero los niños no entienden muy bien que es lo que pasa. Desde la marcha de la abuelita o yayá se han declarado en rebeldía e insumisos a toda norma establecidas en el tiempopreabuela. Parece que seamos los culpables, especialmente el papá, en haber metido a la abuelita en un trozo de hierro y la mandásemos por el aire lejos de ellos, y claro, pensado eso, pues ahora están con el que no, no comen, no duermen, no se acuestan, no obedecen no no no y no..... y por lo tanto, ya se nota la ausencia, ¿suena egoista?; puede, ¿es egoista?, seguro, pero si mi mujer y mis hijos la echan de menos y estan tristones, yo también la echo de menos. Pero como dijo antes de partir.... pronto la veremos y nos tomaremos un chocolate con churros. Un abrazo.

18 comentarios:

  1. Estupendo relato de estupenda visita, estimado amigo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado cómo describes la estancia, de todas maneras aunque la convivencia es díficil para todos cuando hay cariño todo se va sobrellevando...o no, jeje...un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho quedateenminube, con el cariño, todo se lleva mejor. Un abrazo

      Eliminar
  3. He vivido esa escena en varias ocasiones, así que me ha encantado la forma en que nos has hecho partícipes de ella. ¡Estoy convencido de que la suegra, está orgullosa del yerno!Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Angelo, eso habrá que preguntárselo a ella, a ver que dice jejeje. Un abrazo

      Eliminar
  4. Oh, qué pena! Tu relato me recuerda cuando mis abuelos se marchaban y los echábamos muchísimo de menos. He tenido la suerte de tener unos abuelos maravillosos y son fundamentales en la familia. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eligelavida, estoy de acuerdo, los abuelos son fundamentales para la educación de los pequeños y su desarrollo. Una pena que exista tantos kilómetros de separación pero nada que no se supere con paciencia, cariño, ganas y un buen avión. Un abrazo

      Eliminar
  5. Cántele a la suegra , con todo cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo haré lo haré, a ver que pasa. Un abrazo

      Eliminar
  6. Muy buen post! :-)
    Un hermoso blog espiritual, felicidades :-)

    Te invito al mío por si te es de alguna ayuda en tu crecimiento personal

    http://frasesdedios.blogspot.com.es/

    Abrazos y feliz Cuaresma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana y me paso por el tuyo. Un abrazo

      Eliminar
  7. Las abuelas estamos para malcriar a los nietos algo que no pudimos hacer con nuestros hijos ya que teníamos la obligación de educarlos por eso el ser abuela es una gran gozada pues nos llegó el momento de poder disfrutar a tope de nuestros nietos sin la responsabilidad de esa educación exclusiva de los papis.Así que es natural que tus niños echen de menos a su abuela que a la vez es tu suegra y que te da la satisfacción de la chocolatada y la churrada:-)
    Todo niño tendría que tener al menos una abuela en su vida.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy deacuerdo Charo, todos los niños deberían tener una abuela cerca. Vamos a intentar que pasen más tiempo juntos. Un abrazo

      Eliminar
  8. Mi querido amigo... """ el espacio de los ABUELOS, nunca lo llenareis los padres...."", pero la vida debe continuar y por encima de todo lo que os ha aportado LA ABUELA... el viejo refrán se impone """ CASADITO.... CASA QUIERE....""" Es una de las leyes duras de la vida... pero así es. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón tienes Eugenio, creo que pronto volveremos a juntar nietos y abuelos... a ver sisale como esta última vez. Como casadito casa quiero, pero hay otras obligaciones. un abrazo amigo

      Eliminar
  9. Hola Releante, a mí me da pena que finalmente no la hayas convencido para escribir su propio blog, o quizás sí?
    Un abrazo. Fernando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BUeno, en un principio no habrá blog, pero no desesperes, que a lo mejor, pronto nos da la sorprese la abuela-suegra. Un abrazo

      Eliminar